Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

28 de febrero de 2016

A 60 días de mi jubilación

No me jubilo, el sistema me echa. Porque no me estoy jubilando debido a que esté cansado de enseñar o de la escuela como institución; me jubilo porque no puedo soportar más el desastre que es el aula y la escuela… El sistema educativo está en una crisis terminal.
Los valores están degradados, ya la educación no es una prioridad en la mayoría de las familias; cumplir con las obligaciones, estudiar, dar lo mejor de sí, mejorar en las cosas que hacemos mejor, ayudar al otro… El respeto por uno mismo y por los demás ya casi no existe.

En el ambiente educativo se sabe perfectamente que si hay escuelas que abren sus puertas y funcionan, se debe al trabajo de 4 o 5 personas (difícilmente, haya alguna más para contar) que ponen todo de sí para que se puedan desarrollar las tareas. Gente que trabaja más horas de las que les pagan, que hacen trabajos diferentes al del que tienen asignado. Pintar, arreglar un enchufe, un banco, una silla, un pizarrón y hasta una computadora; hacer modelos de planillas, realizar tareas en contra turno y en su casa… Son muchas las maestras que dan de comer y asean a sus alumnos. Pero son muchos más los docentes que no saben ni lo que deben enseñar… Docentes que comparten sus apuntes, libros, trabajos y estrategias hay pocos. ¿Qué pasa con el resto?
  • Estoy cansado de ver docentes nuevos que lo primero que aprenden es el régimen de licencias pero ni idea tienen de la resolución que pauta cómo presentar un proyecto de trabajo.
  • Estoy cansado de muchos docentes jóvenes que ni un acto escolar quieren preparar.
  • Estoy cansado del “docente taxi” de la secundaria impidiendo que los docentes se integren y comprometan con una escuela.
  • Estoy cansado de la “radio pasillo” criticando sin razón por detrás o dejando “mal parado” a alguien para ganarse el favor de “otro alguien”.
  • Estoy cansado de las faltas de respeto de familiares que mienten descaradamente y hasta utilizan la violencia para justificar malas conductas y actitudes de sus hijos.
  • Estoy cansado de los familiares que “solo se preocupan” de la nota a fin de año sin haberse “ocupado” durante todo el año de la educación de sus hijos.
  • Estoy cansado de las faltas de respeto de los alumnos.
  • Estoy cansado de los que se callan porque no quieren tener problemas y así dejan pasar “cuestiones” que son injustificables.
  • Estoy cansado de los directivos que solo quieren cumplir sus 3 años al frente del cargo para jubilarse; ni se les ocurre que su función es mejorar la educación y la escuela.
  • Estoy cansado de que acciones tipificadas en el código penal pasen por ser faltas leves de parte de los alumnos.
  • Estoy cansado de los alumnos que especulan con el que no se cumplen las reglamentaciones como con las faltas.
  • Estoy cansado de que los alumnos entren a clase a cualquier hora (si entran) y que falten descaradamente todo el año y luego se enojan por su desaprobación.
  • Estoy cansado de los alumnos de formación docente que “estudian” lo que deben para un final con el solo objetivo de repetir como loro lo que consideran que el docente quiere escuchar porque el único objetivo es aprobar la materia en vez de aprender en serio. Y cuando consiguen un cargo en una escuela, hacen “cualquier cosa”.
  • Estoy cansado de las críticas sin razón y mal intencionadas en los concursos docentes de superior por la Resolución Nº 5886/03. En muchos estuve, en otros no pero en todos el ambiente “estuvo muy mal”.
  • Estoy cansado de aquellos que dicen ser docentes y se prenden en todos los paros descuidando la educación de los alumnos. Jamás plantearon un paro para mejorar la calidad educativa, nunca lo hicieron.
  • Estoy cansado de que cada paritaria haya paro o amenaza de paro dejando cerradas a las escuelas públicas degradándolas a más no poder. ¿No hay otras formas de protestar? Claro que sí, pero no les interesa ni a los sindicalistas ni a muchos docentes.
  • Estoy cansado de escuchar mentiras y aberraciones solo por considerarse “docente militante”.
  • Estoy cansado de políticos y sindicalistas que dicen tener a los alumnos y nuevas generaciones como prioridad y luego vemos en la práctica diaria que todo es mentira.
  • Estoy cansado de ver cómo utilizan a la escuela pública y a los alumnos para actos partidarios.
  • Estoy cansado de que el verso de los “pedagogos de escritorio” sea repetido por muchos inspectores, autoridades y docentes de aula sin tener la más mínima idea de que eso no es parte del conocimiento ni de la realidad. Y cuando las cosas salen mal, siempre la culpa termina siendo del docente.
  • Estoy cansado que se me espete que debo ser contenedor, payaso, aprobador, inclusor, entretenedor y, por ende, no ser docente.
Sí, estoy cansado de la mediocridad. Y temo por el peligro que encierra ya que también me arrastra.

No obstante la catarsis realizada, también tengo que señalar a otra gente que da todo de sí para educar y hacer que las escuelas funcionen (al menos, que tengan la puerta abierta). Los que trabajan sin medir consecuencias, los que ayudan siempre a los otros. Los docentes que comparten el fruto de su esfuerzo, las familias que todavía consideran importante a la educación y alumnos que quieren aprender en serio. Gente que todavía cree en que los valores son importantes.

Y esto que escribí más arriba no significa que soy un “dinosaurio” o un “viejo rezongón”. Soy una persona que está preocupada por el futuro. ¿Cómo ejercerán su profesión los médicos, los electricistas, los docentes, los ingenieros, arquitectos y gasistas? ¿Qué “calidad” tendrá su trabajo si se “educan” en este sistema social y educativo que prácticamente se estrella contra una pared de indiferencia, antivalores, avivadas y demagogia inconcebibles?

Me queda el agradecer a tantísima gente por su cariño y apoyo; por haberme brindado su amistad y ayuda y, sobre todo, a quienes me enseñaron con sus ejemplos. Muchas gracias.

Se dice que cuando una sociedad toca fondo, comienza el rebote y su mejora. Espero que así sea. Me jubilo, pero no me retiro, seguiré en esta sociedad trabajando desde otro lado y aportando lo que pueda para que mejoremos todos.


Federico Martín Maglio, 28 de febrero de 2016

33 comentarios:

  1. Noooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    :'( :'( :'(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin conocernos, fuiste mi compañero de trabajo durante muuuuuuuchooooos años. Leí y emplee todas y cada unas de tus acertadas explicaciones de historia, conversé con alumnos y padres, teniendo como soporte palabras leídas, salidas de tus acertados comentarios. Fuiste mi compañero, mi director, mi par, y en muchas ocasiones el hombro donde descanse mis frustraciones. Me jubile hace dos años, después de 43 gloriosos. Fui jardinera, preceptora de jardín, maestra primaria, en EGB, docente reconvertida; pinte, cocí cortinas, puse cerradura, vacune perros, cocine, en fin fui una DOCENTE mas. Pero un día me dí cuenta que esa ya no era MI escuela, que los alumnos no eran MIS ALUMNOS, que a nadie o a pocos les importaba si aprendían. Te entiendo desde mis 68 florecientes años. Hoy te doy la bienvenida como docente jubilado. No te vas a arrepentir.LA VIDA CONTINUA DETRÁS DE LAS VENTANAS DE LA ESCUELA. Haydee.

      Eliminar
    2. Haydee, ni se imagina cómo me emocionaron sus palabras. Millones de gracias.
      Sentirse acompañado, como me siento ahora, es indescriptible cuando la realidad nos pega en convicciones inquebrantables que surgen desde dentro y no sabemos por qué, pero es lo que nos hace amar el ayudar al otro.
      En algunos intercambios con diversas personas, al expresar MI escuela me contestaban: "La escuela no es tuya, es pública, de todos". A esas personas que jamás entendieron el significado de "MI escuela" les contestaba muy enojado (pero tratando de que se entienda) que esa expresión significa compromiso con la institución, con la misión del docente, con el dar todo de uno mismo. Estoy convencido que muchos no entendieron porque les retrucaba preguntando: "¿Usted fue a pintar un aula, fue a arreglar bancos y sillas, etc.?" y no contestaban más.
      Un bombero, una enfermera y tantas otras profesiones y oficios requieren el compromiso POR EL OTRO y eso, eso no es negociable.
      Me ha levantado el ánimo. Ahora estoy saliendo para estar con MIS alumnos de una escuela, de MI escuela, por más que le pese a los que solo buscan tener un trabajito para ganarse el pan.
      Le envío un abrazo muy emocionado, muy de dentro. ¡Besotes!

      Eliminar
  2. Lo notable es que hayas aguantado tanto. Gracias por lo que has hecho por tanta gente. Creo que lo que importa no es la mayoría mediocre y patética sino la minoría que encontró en vos un aliado y un estimulo para mejorar. La gente que mas admiramos, los que hacen que nuestra vida tenga sentido siempre serán una pequeña minoría. El resto no importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coki! Gracias a vos por tus palabras. No debería decirlo, pero lo que escribiste lo siento tal cual. Mi agradecimiento a la red por haberte conocido nunca terminará. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Estimado Martín: Cada tiempo, tiene sus cosas. Seguramente los que se jubilaron muchos años antes, pensaban igual. Los recuerdo cuando ingresé a la docencia. Son nuevos tiempos, nuevos desafíos y como dice el dicho y sin faltar el respeto "burro viejo no cambia el tranco". Yo me voy del sistema casi dos meses después que vos. Y miro al futuro con optimismo a pesar de todas las sombras que se asoman. Es el tiempo de otros. Como la luchamos vos y yo, ellos también lo harán. Quizás de otra forma, con otros valores, pero cada etapa de la vida tiene sus propios desafíos. Quizás distintos o iguales, pero propios de "su momento". Nadie es imprescindible en la vida. Cuando ya no estés, alguien hará el trabajo que vos hacías o el mío. El sistema lo requerirá y esa misma personas a lo mejor piense de la misma manera con el paso del tiempo o quizás no. Pero será "su lucha" llena de alegrías y fracasos. Es la vida. Un abrazo de tu amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papucho... Espero que sea como decís. Yo... Mh... Tengo mis dudas. Porque de los "nuevos" veo pocos con la actitud necesaria para que ello suceda. Cuando nosotros comenzamos queríamos comernos el mundo, con ganas, con todas las garras para trabajar y aprender mucho todavía.
      Repito, veo a pocos así, antes éramos casi todos de esa manera.
      Es decir, si no tienen ganas, ¿cómo harán para levantar "esto"?
      Espero que se pueda como decís...
      Un abrazote.

      Eliminar
  4. Un "maestro" como vos lo fuiste para muchos de nosotros no se jubila, cambia de trinchera.Ojalá sigamos compartiendo nuestro tiempo docente con seres tan lúcidos e inteligentes como vos por mucho tiempo. Perteneces a esa selección de personas que aparecen enredados en nuestras conversaciones cuando necesitamos algún ejemplo de honestidad intelectual y como referente en cualquier ámbito del pensamiento. Un gran abrazo y hasta cualquier momento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me levantaste el ánimo, mil gracias. En serio, muy amable.

      Eliminar
  5. El saludo anónimo fue enviado por Flavio López Núñez que no sabe publicar en blogs todavía. Esa Tic la debo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Flavio, tanto tiempo!
      Muchas gracias... Y se publicó bien, ja, ja, ja...
      Se te extraña...

      Eliminar
  6. Coincido con vos en muchas cosas... Pero cada día sigo adelante con ganas y con una sonrisa porque elegir la docencia nos hace distintos y con fuerzas vamos a lograr algo. Alguno de los actuales alumnos llevará por siempre nuestra impronta y en el futuro posiblemente se alegren porque le enseñamos a mirar distinto las cosas... Gracias por todo Martín. Una parte tuya seguirá en las aulas. Estaremos allí para mejorar cada institución 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristian... Espero que se pueda revertir lo malo y potenciar lo bueno que hoy existe.
      Como dijo Ricardo más arriba, hay que tener apuntalados y apoyar a los nuevos que tengan ganas. Por el bien de todos.
      Te mando un abrazo y muchas gracias por tu mensaje.

      Eliminar
  7. Hola profe no puede creer que nos vaya va a dejar; dejará un gran vacio en el profesorado. Gracias por todo y mi mas absoluta admiracion por su trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, pero no te ilusiones, mi fantasma estará dando vuelta por las galerías del Instituto, ja, ja, ja...

      Eliminar
  8. Andrea Paredes (Landy)1 de marzo de 2016, 00:26

    ¡Uf! Qué decirte que no te hayan dicho ya. Es cierto, el sistema se viene abajo, pero si todavía no cae del todo es precisamente por esos pocos que vos decís....lástima que sean pocos. Pero al menos nos deja una gota de esperanza, que no es poco.
    Yo lo veo desde otro lado, igual de triste porque me da cierta impotencia no poder cambiarlo, mi pequeña hoy comenzó primer grado, en una escuela pública, porque soy de esas que quiere creer que las cosas se pueden salvar desde adentro, y hace una semana tenía una entrevista con las docentes de gabinete, y justo fue un viernes en que parecía el cielo se caía por la intensidad de la tormenta, y ¿sabes qué me dijeron cuando llegué empapada hasta la médula?, que no me hacían la entrevista porque llovía.... ¿¿¿¿YYYYY??? ya estoy acá. No les gusto que me quedara y de mala gana me la hicieron igual. Quisiera pensar que fue un hecho aislado, pero sinceramente me preocupa esa falta de vocación.
    Por mi parte se que mi compromiso con la educación de mi hija va más allá de lo que le enseñen en el aula. Porque ese espíritu inquieto que alguna vez me impartiste aun sigue vigente. Por profesores como vos que han sabido motivar con el ejemplo es que aun no me detengo, es por lo que creo que vale la pena ser parte de esos pocos...
    Un cálido abrazo , profe Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esperemos que cada día sean más y sigan creciendo!
      Tu relato es copia exacta de muchas situaciones no deseadas. Hay que cambiarlo, son actitudes, formas de "hacer".
      Y, como siempre les he dicho, no bajen los brazos, ni como docentes ni como padres.
      Andrea, me encantó tu contacto. Te mando un gran abrazo.

      Eliminar
  9. Por fin alguien que dice la verdad, lo que realmente esta pasando en las escuelas, se termino la educacion, aprobemos a todos, sino entretenemos, y no aprobamos no somos Docentes. Aguante Martin, ya te voy a traer a Parana a dar una charla sin filtro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo: En realidad, es lo que veo, pero también veo otras cosas que no son tan malas y las diré en otras notas (como ampliar estas que son lamentables).
      Muchas gracias por el mensaje, me levanta el ánimo ver que en realidad, muchos queremos otra realidad y tenemos que lograrla.
      Un gran abrazo desde San Nicolás.

      Eliminar
  10. Por fin alguien que dice la verdad, lo que realmente esta pasando en las escuelas, se termino la educacion, aprobemos a todos, sino entretenemos, y no aprobamos no somos Docentes. Aguante Martin, ya te voy a traer a Parana a dar una charla sin filtro.

    ResponderEliminar
  11. Martín querido, una lastima total que una persona con tanto conocimiento y valores deje de dar clases por culpa de la mediocridad que indudablemente nos rodea y nos hace esclavos. A pesar de todo eso vos fuiste una prueba irrefutable de como no ser uno mas del montón y sobresalir por encima de los demás. Lastimosamente aunque en poco tiempo dejemos de tener tus clases donde el saber y la distinción se hacen centrales, vamos a llevar a lo largo del camino que nos espera en la vida, el conocimiento que nos inculcaste, la forma de ver las cosas, tu sentido del humor y un poquito de tu locura. Porque como a mi y a muchisimas personas que tuvieron la suerte de compartir un momento con una persona tan nutrida de saber como vos no se nos va a olvidar nunca. Demostraste que para enseñar no siempre se tiene que utilizar el método ortodoxo y estructurado que predomina en la mayoría de los docentes, que también se puede enseñar a través de la alegría. Por eso y mucho mas te admiro y agradezco a la vida de haberte tenido como profesor. gracias por tanto loco!!!!

    ResponderEliminar
  12. querido Martín desde que estaba en secundaria y por primera ves me diste historia me Di cuenta que eras distinto a los demás profesores querías transmitirnos otras cosas además de contenidos y por lo menos en mi lo lograste. ojala en mi camino consiga que los alumnos se interesen y pueda cambiar realidades como lo has hecho. querido Martín aportas mucho a la educación sos un grande como docente y como persona !!! gracias por dar todo lo que sabes y no guardartelo como otros lo hacen . gracias por ser tan comprensivo cuando hay gente que no se lo merece y por tu paciencia en este sistema !!!

    ResponderEliminar
  13. Antonela, otra vez me levantaste el ánimo. Eres muy amable con tus palabras, en serio... ¡Mil gracias!

    ResponderEliminar
  14. Grande Profe, la verdad que vale la pena escuchar a una persona como vos. Se va a extrañar verte por las galerías de nuestro querido colegio Don Bosco. Mucha suerte en tu nueva etapa y espero que "Dios te ayude con la jubilación" jajajajaja. Un abrazo grande!

    Lorenzo Russo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Papuchoooooo! Mil gracias por tus palabras. Un abrazote.

      Eliminar
  15. Un resumen de aquello que me pasa como docente e influye mucho el clima y la escuela donde trabajas. Me faltan 4 años y no veo mejores perspectivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. A no bajar los brazos... Tengo esperanza (y mucha) de que esta situación cambiará para mejor... Pero llevará tiempo... Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Martín. Estoy comenzando mi camino en la docencia y concuerdo en todos los argumentos. Creo que algunas situaciones se potencian en las horas de asignaturas "especiales" (música mi caso). Como bien decís, espero que esto cambie para mejor y desde mi lugar hacer mi aporte. Te dejo un abrazo (que pandilla tuviste que soportar en el Don Bosco, siempre nos acordamos de vos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Facundo Guzmán!
      Estoy escuchando Sylvius L. Weiss... El enlace está en tu perfil... ¡Tanto tiempo! Y sí, pandilla de buena gente...
      Seguro que cambiará... Hay que ir para adelante, desde el lugar que podamos, por un lado o por otro. No bajarse de esta hermosa tarea que se debe cumplir con buena actitud hacia la vida.
      Te mando un abrazo enorme y... Me encanta el video... Tenés que subir más.

      Eliminar
  17. Martin, debo decir que en los pocos años que hace que estoy frente a distintos cursos y escuelas veo que se repiten muchas de las cosas que enumeras aca, y si, es triste. Mi deseo , seguramente como el de muchos otros es que esto cambie de raíz, y para bien. Hoy te digo gracias por los conocimientos y valores que dejaste en mi cuando fui tu alumna. Que tengas gratos momentos de ahora en más en esta nueva etapa!!! Saludos y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias! Qué alegrón es leerte.
      Sí, es triste con algunas realidades. Pero hay que aferrarse a las otras, las lindas y tanta gente que da todo de sí por ayudar y enseñar a los demás.
      Te mando un besote enorme y todas mis fuerzas para que cada día te vaya mejor y seas muy feliz.

      Eliminar
  18. Martin, debo decir que en los pocos años que hace que estoy frente a distintos cursos y escuelas veo que se repiten muchas de las cosas que enumeras aca, y si, es triste. Mi deseo , seguramente como el de muchos otros es que esto cambie de raíz, y para bien. Hoy te digo gracias por los conocimientos y valores que dejaste en mi cuando fui tu alumna. Que tengas gratos momentos de ahora en más en esta nueva etapa!!! Saludos y un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.