Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

6 de febrero de 2016

Dos palabras que deben desaparecer del ámbito educativo

¿Dos palabras? Sí, hay dos palabras que deben desaparecer del ámbito educativo para que se pueda tomar conciencia de cómo se ha perdido el tiempo en los últimos 20 años cuando los “pedagogos de escritorio” (la mayoría relacionados con la FLACSO) colonizaron con sus pavadas las políticas educativas nacionales y provinciales. Tales palabras son “reflexión” y “desafíos” (deben desaparecer en cuanto a las formas en que fueron y son utilizadas).


  
REFLEXIÓN

Significado en la Real Academia Española:
(Del latín reflexio, -onis). Acción y efecto de reflexionar. 2) Acción y efecto de reflexionar. 3) Véase círculo, cuadrante de reflexión. 4) Advertencia o consejo con que uno intenta persuadir o convencer a otro. 5) Véase ángulo de reflexión. 6) Gramática. Manera de ejercerse la acción del verbo reflexivo.
Reflexionar: Considerar nueva o detenidamente una cosa.

Significado en diccionario de las ciencias de la educación:
Acción y efecto de analizar los contenidos y operaciones de la propia conciencia.
En la filosofía escolástica, la reflexión se concebía como una propiedad exclusiva de las sustancias espirituales, por la cual el intelecto puede volverse completamente sobre sí. La filosofía moderna define la reflexión como introspección, es decir, conocimiento o autoanálisis de los contenidos de la conciencia.

Significado en el ambiente educativo:
La mayoría de las autoridades y docentes que utilizan asiduamente este vocablo lo hacen porque del tema que tratan no tienen idea.  No saben sus causas y por ello, no saben cómo resolverlo (al tema tratado).
“Reflexión” es un sinónimo de “hablemos por hablar” sobre determinado tema. Elucubremos pensamientos al boleo y hasta sin conexión ni relación con las realidades vividas en las escuelas.

Consecuencias en la educación:
Vivimos en una “reflexión permanente” dando vueltas y más vueltas a diversas problemáticas sin que se realicen acciones concretas para resolver sus causales. Es el “diagnóstico permanente” de las bajadas realizadas por las autoridades nacionales y provinciales en sus documentos y hasta en las Jornadas de Capacitación en servicio (con suspensión de las clases) que desde el 2014 de llaman P.N.F.P. (Programa Nacional de Formación Permanente).
En tales encuentros se reciben siempre las mismas cuestiones para “reflexionar”. Son repetidas. Las vienen repitiendo desde aquellos famosos Módulos (del 0 al 9) que comenzaron en 1995.
“Reflexionemos…”, expresó una diputada en el Congreso de la Nación (Conti). Siempre lo mismo.


DESAFÍOS

Significado en la Real Academia Española:
Acción y efecto de desafiar. 2) Rivalidad, competencia. 3) Carta o recado verbal en que los reyes de Aragón manifestaban la razón o motivo que tenían para desafiar a un ricohombre o caballero.

Significado en diccionario de las ciencias de la educación:
No existe la palabra en los diccionarios de las ciencias de la educación que fueron consultados.

Significado en el ambiente educativo:
Las autoridades y docentes no saben qué hacer con un problema “x” existente en la escuela. Entonces, es un “desafío” que se tiene el tener que enfrentarlo. Se realizan proyectos basados en el “diagnóstico permanente” (fruto de la “reflexión”) y se expresa en su fundamentación y en la columna o apartado de acciones (si la hubiere) que tal problema es un “desafío” para la escuela y bla,bla, bla, bla, bla…

Consecuencias en la educación:
Ante cada problema existente, se abren instancias de trabajo para solucionarlos. Ahí está el inconveniente. Porque al plantear que tal problema es un “desafío” queda en la idea y no se ejecuta en la práctica. Esto sucede, generalmente, porque las autoridades y docentes no saben o no pueden o no quieren realizar acciones específicas para solucionarlo.
Por ejemplo, los alumnos integrados. Expresan que “son un desafío” para los docentes, pero con eso no solucionamos el problema expuesto. Y en la mayoría de los casos existentes, un alumno integrado no es atendido como se debe porque los docentes no están preparados para enseñarles mientras los otros 25 “se están matando” comportándose como neardenthales. Los docentes de los niveles primario, secundario y hasta terciario o superior no son docentes preparados para enseñar a chicos con “capacidades diferentes”.
Otro ejemplo es el tema de las drogas en los alumnos. ¡Qué gran desafío es enfrentar este tema! Claro, pero nada se soluciona realmente al no tener manera de actuar. ¿O le darán unas lindas calibre 45 más 4 cargadores completos a todos los docentes para enfrentar a los narcotraficantes?
Un último ejemplo es la existencia de una situación complicada: La mayoría de los alumnos del secundario de una escuela se llevan a rendir muchas materias. ¡Otro gran desafío! Sí, pero queda en la nada ya que el diagnóstico está mal hecho. Si no se resuelve en la sociedad y la familia el tema de que estudiar, realizar las tareas pautadas y asistir a clases requieren que la educación sea un valor importante y primordial, entonces seguiremos sin resolver el tema y echando la culpa a los docentes exigiéndoles que “cambien sus estrategias”. Ahá… Pero… Si cambiamos las estrategias, ¿a quiénes las aplicamos? Porque la recurrente ausencia de los alumnos está en un nivel inconcebible; hasta las pruebas PISA dieron cuenta de esta situación y la Argentina está en el puesto 65 de 65 países medidos en el tema de las faltas a clases.
Cuando los educadores no tienen en claro cuál es su misión de ser docentes y carecen de ideas claras sobre lo que hay que hacer en una escuela, basta tan solo una mentira para poner en duda todas las verdades.

Es necesario que los docentes recuerden o estudien en profundidad para qué es una escuela, cómo se la debe gestionar, qué valores debe defender y enseñar y cómo se debe hacer. Esto será el mejor escudo contra la charlatanería, la pérdida de tiempo y el caer en un pozo cuando un docente “pierde la brújula” y no sabe dónde está parado.


Diccionarios de los que fueron tomadas las definiciones:
  • Diccionario de la Lengua Española, vigésima primera edición, Madrid, 1992.
  • Diccionario de las Ciencias de la Educación, Editorial Santillana, México, 1995.

Federico Martín Maglio, 6 de febrero de 2016

2 comentarios:

  1. Felicitaciones por este texto! Muy util para debatir en encuentros de docentes y alumnos que dejaran de reflexionar y plantearse desafios para dedicarse a enseñar y aprender en toda la extension de esos términos. FLACSO viene haciendo mal desde hace por lo menos 25 años. Un caso contundente es que estuviera frente a ese engendro nada menos que Daniel Filmus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Eso de "engendro" para Daniel Filmus se lo voy a usar, me encantó.
      Un abrazo.

      Eliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.