Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

9 de julio de 2016

Bicentenario de la Independencia Argentina

El 9 de julio de 2016 se cumplen 200 años de la Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sud América (pulsar aquí para ver el acta).

Considero oportuna esta fecha para pensar en qué hemos hecho con los ideales de miles de personas que pelearon y dieron sus vidas para lograr la independencia. Mucho se ha escrito y dicho al respecto (libros científicos, libros de opinión, ensayos, notas periodísticas, etc.). Todo es bienvenido, todo sirve.

No obstante, me detendré en dos cuestiones. La primera, una pregunta. La segunda, un llamado de atención a todos los que quieran aprender historia.

Primera, la pregunta: ¿Por qué se tardaron 6 años en declarar la independencia desde que el 25 de mayo de 1810 se obtuvo la autonomía gubernamental?

A ver... En aquella Revolución de Mayo de 1810 (o movimiento, o golpe de Estado, o sublevación o como quieran llamarla) se logró tener un gobierno propio sacando a los españoles de la toma de decisiones (en realidad, no tanto porque en la Junta de Gobierno había 2 españoles, Domingo Matheu y Juan Larrea, y se juró lealtad al Rey Fernando VII que estaba preso en dominios de Napoleón Bonaparte).

Unos podrán plantear los numerosos problemas políticos existentes con los europeos, no solo España, sino ver qué posición tomaban Gran Bretaña y Francia. Pero los hechos parecen ser rebuscados tratando de justificar estas cuestiones cuando podemos ver que Ecuador declaró la independencia el 10 de agosto de 1809 y Paraguay lo hizo el 15 de mayo de 1811.

Considero que las personas y sus pueblos tienen lo que construyeron, fruto de sus acciones e inacciones que van delineando esa entelequia que todos conocemos como "ser nacional", es decir, cómo es -en general- tal pueblo.

Entre los dirigentes políticos y militares había diversas tomas de posición...
  • Declarar la independencia.
  • Seguir dependiendo de España.
  • Pasar a depender de Francia.
  • Pasar a depender de Gran Bretaña.
  • Nombrar a Carlota Joaquina como reina (hermana de Fernando VII que estaba en el actual Brasil con la corte de Portugal por ser la esposa del Rey Juan VI).

Es decir, los argentinos teniendo dudas, cuestionamientos y enfrentamientos entre sí desde el inicio de la llamada patria.

Hasta que las ideas se aclararan o se impusiera políticamente uno de los grupos no fue posible declarar la independencia.

Segunda, un llamado de atención a los que quieran aprender historia

Como expresé más arriba, todo es bienvenido. Pero cuidado, porque algunos trabajos pecan de no ser verdaderamente históricos y nada tienen de científicos. Tales trabajos pecan de "inexactitudes" respecto de los hechos que realmente ocurrieron. Es así que algunas personas deliberadamente obvian hechos y documentos para desarrollar sus propias ideas y apreciaciones sin mayores problemas (como ser, la falta de rigor, el no mostrar cuestiones que se oponen a sus propias ideas que quieren difundir y hasta imponer).

Si realmente se quiere saber de Historia hay que abordarla científicamente y eso significa dos cuestiones básicas...
  • No dejar de lado hechos y documentos.
  • Tener bien en claro la epistemología y los paradigmas científicos propios de la Ciencia Historia. Así, será más sencillo acceder a fuentes y autores confiables y evitar caer en "inexactitudes" o interpretaciones antojadizas. Hay muchísima gente que accede a trabajos de diferentes personas que se presentan como historiadores pero que no respectan ni la epistemología ni los ejes paradigmáticos y que pertenecen a escuelas historiográficas perimidas en el tiempo. Un ejemplo claro de ello es Felipe Pigna, que es un buen difusor, entretenido y hasta simpático que presenta a la Historia como cuento o novela, pero de Historia, científicamente hablando, poco. Otro caso es el de José María Rosa que presenta solo la documentación que apoya sus ideales y mucha de la misma cortada (casi nunca presenta documentos completos, solo transcribe las partes que le convienen a su posición). Se debe tener en cuenta que el revisionismo como corriente histórica data de 1930 y ya está perimida epistemológicamente hace más de 50 años.

¿Eso es importante? Sí, y mucho. Porque si presentamos a la Historia como un pasado de "buenos y malos" los argentinos seguiremos pensando de la misma forma al presente. Esto conlleva a tomar una posición específica y contraria a otra y así nos estancamos en discusiones bizantinas que ningún problema resuelven. Hace imposible la construcción de consensos y políticas de Estado que perduren en el tiempo.

Concluyendo:

200 años de historia de un Estado es mucho tiempo y mirando al pasado puede asustarnos el futuro. ¿Por qué? Sencillo... En estos 200 años de nuestra existencia como país independiente hemos hecho muchas cosas muy pero muy mal. No fuimos capaces de entender siquiera los ideales del para qué la independencia de un pueblo. No hemos podido construir un Estado verdaderamente republicano y se defenestran situaciones, procesos y personajes midiendo y valorando al pasado con estructuras de pensamiento actuales. Esto significa que no entendemos el "tiempo histórico" (situarnos en la época para entenderla). Mentiras, falsificaciones, pereza para la lectura y el estudio, prohibir el acceso a documentación, enfrentamientos fraticidas, corrupción estructural, populismos demagógicos, golpes de Estado, etc. son flagelos que es necesario superar. Para mirar al futuro construyendo consensos y políticas de Estado tendientes al desarrollo es necesario cambiar la mentalidad...
  • Estudiar científicamente historia, economía, ciencia política, etc.
  • Tomar hechos y documentos tal cual son y no tergiversarlos.
  • Dejar de lado discursos de barricada.
  • Construir en vez de destruir.

¿Es tan difícil? Para muchos argentinos parece que así lo es. Quizá las nuevas generaciones sorprendan con un real cambio revolucionario.

2 comentarios:

  1. Buenos días. Hacer un análisis histórico objetivo es difícil. No sólo porque has que tener sólidos conocimientos históricos, económicos e históricos sino porque se filtran las ideologías desde las cuales captamos la realidad. Llegamos a una altura en la historia nacional en que tenemos que despegar nuevamente. ¡Parece que estamos condenados a un eterno recomenzar...! Por otro lado, las urgencias son muchas, hay gente que hace tiempo lo está pasando realmente mal, carecen de lo básico. Sueño con que en algún momento podamos construir una gran Nación, que nos aglutine a todos, donde haya justicia y nos representen personas probas. Nuestro país es pródigo en recursos ¿Cómo hacer para que todos podamos tener una vida más equitativa y se proteja a los más vulnerables? Sigamos en la pequeña lucha de cada día y ¡¡Viva la Patria!! Saludos fraternales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tus deseos y sueños... Considero que nos falta aprender mucho porque todavía no podemos responder coherentemente la siguiente pregunta: ¿Cómo hacer para vivir juntos?
      Siempre divisiones amparadas en ideologías que nada tienen que ver con la realidad. Hasta que no aprendamos eso, dificulto que los sueños se realicen. Triste, muy triste ha sido nuestra historia.
      Sigo esperanzado en que se logre a futuro. Para eso trabajamos los docentes (o algunos, otra cuestión muy triste).
      Un abrazo.

      Eliminar

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.