Bienvenidos

Este sitio está orientado a la educación y la formación ciudadana.
Ubicación: República Argentina, Provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos.

6 de agosto de 2017

¿Qué es eso de la postverdad?

La llamada "postverdad" es un concepto que en ciencia política y en lo comunicacional se ha puesto de moda. ¿Qué significa, a qué se refiere?

Comienza desde mediados del 2008, tras la crisis hipotecaria iniciada en Estados Unidos.
Con esa crisis financiera, creció la desigualdad en varios sectores sociales ampliándose la brecha entre ricos y pobres y creció el descontento de los sectores medios. El término “postverdad” se atribuye al bloguero David Roberts quien lo usó por primera vez en una columna escrita en el 2010. Aunque hay antecedentes anteriores en hechos puntuales pero que no devinieron, en esas épocas, en una caracterización general. Por ejemplo, el escándalo Watergate, o Irán-Contras y la Guerra del Golfo.

Fue fogoneada por las redes sociales donde la opinión vale más que la evidencia ya que gente con poca educación y formación pudo comenzar a escribir y comunicar cualquier cosa. Alguien comienza difundiendo una mentira y hay miles de personas que la replican, la redistribuyen y así invaden todo el mundo virtual. No saben que lo que se difunde puede ser mentira, no saben contrastar información. Y no tienen conocimiento para discernir entre planteos falaces y verdaderos. Poca cultura, poca formación, escaso conocimiento sobre cuestiones básicas en economía, política, políticas sociales, cultura, cómo se debe generar la información, valores (como el no poder distinguir el humor de la burla y la agresividad)… Por ejemplo, no se es capaz de detectar que una noticia es falsa.

La opinión vale más que los hechos verdaderos. Un ejemplo concreto es que los llamados “militantes” o adherentes ni siquiera aceptan los boletines oficiales (que es un hecho y un dato concreto de la realidad). El boletín oficial pasa a una categoría menor a la opinión o, directamente, es descartado cuando no gusta lo que dice o contradice sus adhesiones y opiniones.
  • La verdad no importa.
  • Se construye “la verdad que queremos que exista”.
  • Importa más lo que se siente que los hechos en sí mismos. Las creencias están por encima de la realidad concreta, de los hechos y datos.
  • Ya no importa que un hecho sea verdad o mentira, sino lo que los votantes "sientan" hacia ese hecho.
  • Es la indiferencia absoluta a la verdad.
  • Se basan en difundir datos falsos, hechos falsos o totalmente tergiversados. Se acude sin descaro a la invención.

Es un fenómeno que se está dando en muchos lugares. Por ejemplo, en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y también en Argentina. En estos países, muchos discursos dicen que el problema son los expertos, las élites burocráticas que toman decisiones alejadas de la gente que está sumida en una crisis. Es un relato atractivo para los que se sienten excluidos y derrotados por la globalización o la vida misma. Es lo mismo que le dicen al gobierno de Macri, es un gobierno de CEOs.
Cuando los votantes optan por comprar esos relatos, lo hacen esperando superar sus ansiedades, sus problemas sociales y económicos. Pero lo peor es que esos relatos no tienen la solución a los problemas existentes. Por ejemplo, en Gran Bretaña, el Brexit no significa solucionar el problema de los sectores con mayores problemas socio-económicos, al contrario, los profundizará.

La forma de neutralizar tales relatos es con datos y hechos concretos. Dato mata relato. Simple y sencillo. Pero, los adherentes a los relatos dicen que esos datos y hechos son mentiras y las equiparan con las propias. “Si nosotros decimos mentiras, ellos también. Si nosotros somos corruptos, ellos también”. Entonces, si un político adversario desmiente un dato o hecho dado por otro que consideramos aliado, simplemente creemos que miente. “Creemos”. No se asegura nada. Aquí la razón no tiene cabida para esta gente.

En Argentina estamos tan pero tan mal, que leo hasta el cansancio “posverdad” en vez de “post-verdad” o “postverdad”; es decir, en Argentina la ignorancia es tanta que ni siquiera saben escribir un simple concepto en forma correcta. ¿Y pretendemos que entiendan lo demás? Estamos en el horno...








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, exprésese educadamente; de lo contrario, el comentario será movido a Insultos, descalificaciones, ataques, etc.
En esa entrada se permite decir lo que se le venga en gana y como quiera.